La Salud Importa

Cáncer de Colón: La detección temprana es la mejor protección

El cáncer de colon y recto (cáncer colorrectal) es una de las principales causas de muerte por cáncer entre hombres y mujeres en los Estados Unidos, según la Sociedad Americana contra el Cáncer. La organización estima que se diagnosticarán más de 100 000 nuevos casos de cáncer de colon y más de 44 000 nuevos casos de cáncer rectal en Estados Unidos en 2019.

El cáncer colorrectal generalmente comienza como un pólipo, o crecimiento pequeño, en el revestimiento del colon o recto. Aunque no todos los pólipos son cancerosos, con el tiempo algunos de ellos pueden convertirse en cáncer. La clave para un tratamiento exitoso es detectar el cáncer de colon o recto en sus primeras etapas o, mejor aún, detectar y eliminar cualquier pólipo.

Síntomas

En sus primeras etapas, el cáncer colorrectal generalmente no produce síntomas. En etapas más avanzadas, el cáncer colorrectal puede causar molestias abdominales y calambres, sangre en las heces y cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento frecuente o diarrea que puede durar varios días.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para el cáncer colorrectal incluyen los siguientes:

•  Edad

•  Dieta rica en carne roja y grasa

•  Antecedentes familiares de cáncer colorrectal

•  Falta de actividad física/estilo de vida sedentario

•  Obesidad

•  Tabaquismo

Exámenes

Hay varios exámenes de detección del cáncer colorrectal disponibles. Su proveedor de atención médica puede ayudarle a decidir qué método es mejor para usted.

La colonoscopia es un procedimiento de detección ambulatorio que permite al médico examinar el revestimiento del intestino grueso y el recto directamente. Usando un tubo delgado y flexible con una pequeña cámara y luz en el extremo, el médico busca cambios y crecimientos como pólipos. Si se encuentra algún crecimiento sospechoso, el médico generalmente puede extirparlo durante el procedimiento de colonoscopia y luego se examina el crecimiento para detectar la presencia de cáncer.

Se coloca al paciente en un estado ligeramente sedado durante la colonoscopia, que dura entre 30 y 60 minutos. A la mayoría de los pacientes se les pide que no realicen esfuerzos durante el resto del día en que se realiza la colonoscopia y pueden volver a las actividades normales al día siguiente.

La Sociedad Americana contra el Cáncer generalmente recomienda que las personas se realicen su primera colonoscopia a los 45 años y que luego la repitan cada 10 años. Para los afroamericanos, la edad de inicio recomendada es a los 40 años. Si tiene antecedentes personales de cáncer o antecedentes familiares de cáncer colorrectal, el médico puede recomendarle que se realice una colonoscopia con una frecuencia mayor a 10 años.

Si tiene 45 años o más (40 para los afroamericanos), o si es más joven pero tiene factores de riesgo de cáncer colorrectal, consulte con su médico sobre la colonoscopia y otros exámenes de detección.

Next Story

Eat Well Live Well

Eating for Energy